viernes, 4 de noviembre de 2011

LA LEYENDA DE LA LLORONA: A la segunda sale mejor que a la primera.


 
Debo confesar que me dispuse a ver La leyenda de la Llorona sin muchas expectativas. Su antecesora, La leyenda de la Nahuala, nos dejó a varios la impresión de ser un intento fallido. Un proyecto ambicioso y de plausibles intensiones que al final rebasó la capacidad de sus creadores. Sumando a eso el horror que fue para mí la película de Don Gato, de lo que menos tenía ganas era de chutarme otro largometraje de animación mexicano, pero por amor a la patria lo hice, y para mi alegría, esta nueva aventura de Leo y sus amigos resultó superior a su primera parte en todos los sentidos.
Lo primero que destaca es el excelente trabajo de animación de los estudios Ánima. Creo que de todas las películas que lleva Ánima, es donde mejor resultado han tenido. Ahora sí, en vez de estar haciendo corajes por lo malhechos que se ven los monos o por lo feo que se mueven, pude disfrutar de la historia y creerme a los personajes como seres vivos y con una personalidad propia. Hasta me sentí orgulloso del trabajo de mis colegas animadores, la mera verdad.
El guión es buenísimo. Mientras que en la Nahuala, la historia parecía un pretexto para hilar una cadena de chistes tontos, la Llorona es una historia de Terror con todas las de la ley. Como aquí se pudieron ahorrar el proceso de explicar a los personajes principales, la atención se centra en la propia Llorona, a la que le dan un origen y una personalidad desarrollada al nivel de los clásicos monstruos del cine de terror. Un personaje nuevo, la niña Kika, derrocha simpatía y ternura. ¡Hasta parece una versión infantil de La Chimoltrufia! Nada más con verla dan ganas de sonreír. Leo, el alebrije, los niños calaca, la fantasma fresa y el caballero español no tienen mucho desarrollo, pero no lo necesitan. Ellos van a lo que van: a salvar a los pobres niños de Xochimilco del acecho de la Llorona. Si bien esta película tiene su drama y sus chistes, (que por fortuna son pocos y menos bobos que en la Nahuala) lo principal aquí son las aventuras. La acción se desarrolla con la velocidad de una montaña rusa, y tiene momentos de mucho suspenso que harán que los niños se asusten de verdad. Puedo asegurar felizmente que La Llorona califica  como una auténtica película de terror infantil.
Quizás este mismo ritmo de acción sin parar no sea del agrado de muchos. Tampoco el hecho de que la verdadera protagonista de la historia es la Llorona y Leo, el héroe, no tiene nada que aprender esta vez, ya que su historia quedó resuelta en la primera parte. Es como si vieran una película de los Ghostbusters donde éstos solo son el pretexto para contar la historia de Pegajoso. También puede que les brinque la inclusión de una sub-trama en la Isla de las Muñecas, que parece llevar a algo importante y se queda en el puro relleno. Y si son puristas de las leyendas mexicanas, les van a brincar olímpicamente todas las adaptaciones que le hicieron a la historia original para hacerla “de película”.
Sin embargo, no me parece que todo esto sea malo. Los aciertos de esta película son mayores. Es una propuesta sencilla, bien hecha y muy divertida para pasar un rato muy agradable, y sobre todo, y ahora si lo digo de corazón, es un producto orgullosamente nacional. Un aplauso para todo el equipo detrás de esta película. Películas como estas hacen que me sienta contento de vivir para contarlo.



1 comentario: